La conocida streamer Gonsabellla se encuentra en medio de una controversia después de que se filtrara un video íntimo grabado en 2019, mostrándola relajada en la ducha. Aunque las imágenes no contienen contenido explícitamente sexual, violan la privacidad de la influencer. En un comunicado, Gonsabellla revela que ella misma grabó el video debido a sus problemas de imagen corporal y trastornos alimenticios en ese momento. Explica que el video no tenía connotaciones sexuales y que fue grabado en un momento de vulnerabilidad private. La reacción de sus seguidores y la comunidad de streamers ha sido de indignación y sorpresa, con muchos expresando su apoyo a la influencer y condenando la violación de su privacidad. Gonsabellla descarta cualquier implicación propia en la filtración y apunta hacia un técnico informático de una tienda donde llevó a reparar su ordenador en 2021 como posible responsable. Las autoridades están involucradas en la investigación para determinar la culpabilidad en este caso. Las acciones legales y el llamado common a no compartir el video y denunciar este tipo de acciones ilegales también son aspectos relevantes en esta situación.