En el vasto lienzo del tiempo, un día destaca cada cuatro años, como una joya rara en el calendario gregoriano: el 29 de febrero, conocido cariñosamente como el día bisiesto. Este día adicional, más que una mera anomalía temporal, es un fenómeno fascinante que tiene sus raíces en la antigua Roma y sigue desconcertando a …